Educacion Infantil

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Salud Infantil Higiene infantil
Martes, 30 de Agosto de 2011 19:20

Higiene infantil

por  Experto
Vota este articulo
(0 votos)

La higiene en los baños

La hora del baño debe ser un momento de placer para los mas pequeños, y no una pesadilla envuelta en exagerados cuidados. La bañera bastará con que esté bien limpia. Hay cientos de productos en el mercado que aseguran ser implacables con los gérmenes.

A la hora de enjabonarle al bebé o al niño, es mejor que utilices tus propias manos o, si acaso, optes por alguna manopla de algodón que luego puedas meter en la lavadora. La esponja no es recomendable ni para el cuerpo ni para el culito ya que por mucho que la enjuagues y la aclares, nunca estarás segura de que, entre sus múltiples poros, los gérmenes no se han quedado escondidos.

La mejor forma de enseñar higiene a los peques es hacerlo mediante el ejemplo. Asegúrese de que su hijo se lava las manos después de usar el lavabo, y no te olvides de colocar un taburete en el cuarto de baño para que él pueda usar mas cómodamente el grifo.

Son pocos los niños que disfrutan con el lavado del cabello. De este modo, procure reducir el conflicto manteniendo el cabello corto, usando un champú infantil que no escueza en los ojos, o ofreciéndole incentivos cómo permitir que el niño le lave a usted el cabello o crear peinados divertidos.

Mantener cortas las uñas de los dedos de pies y manos es más higiénico y ayuda a impedir el rascarse a sí mismo y a otros.

  • Lavar a una niña: De ninguna forma existe la necesidad de abrir los labios de la vulva de la niña para limpiarle el interior. Limítese a lavarle y a secarle la zona cubierta por el pañal (o braguita), desde delante hacia atrás. De este modo evitará manchar la vulva y reducirá el riesgo de extender las bacterias de los intestinos hacia la vejiga o la vagina.
  • Lavar a un niño: Jamás intente retirar la piel del prepucio de un niño para limpiarlo ya que podría causarle daño. Lave toda la zona cubierta por el pañal (o calzoncillos) y séquela con cuidado. Cuando el niño tenga tres o cuatro años de edad, el prepucio estará más suelto y podrá retirarse sin emplear la fuerza.
 

La higiene en la alimentación

El temor a las intoxicaciones alimenticias ha hecho con que muchos padres sean más conscientes de los peligros de una higiene deficiente en todo lo relacionado con la comida. Dice el refrán que la mejor forma de ganar una guerra es evitarla.

Eso es lo que sucede con las bacterias. El saneamiento y la higiene son las mejores estrategias y tácticas para combatirlas. Se trata de atacarlas antes de que penetren en el organismo humano. En ese terreno las armas son, por lo general, sencillas y baratas. Y el combate muy efectivo. A la hora de preparar la comida uno debe:

  • Lavarse las manos, las superficies y los utensilios de cocina con agua (de ser posible caliente) y mucho jabón. Ello incluye depósitos de alimentos, incluso la nevera, ya que algunas bacterias, como la Listeria monocytogenes, pueden crecer lentamente a las temperaturas del refrigerador.
  • Algunos alimentos como las carnes, aves, pescados o alimentos listos para comer como perros calientes, embutidos deshidratados o secos que sean fermentados y quesos blandos como brie o camenbert, pueden contener bacterias peligrosas. Por consiguiente, la mejor estrategia es mantener separados estos alimentos de las frutas, vegetales, panes y en general de todos los alimentos que se encuentren listos para comer.
  • Evitar comer, en lo posible, alimentos crudos, en especial las carnes, aves, mariscos y verduras. Estos alimentos deben ser cocinados a las temperaturas adecuadas. Ello implica que, incluso ya cocinados, al recalentarlos se lo haga hasta que emitan vapor, o si son líquidos, como en el caso de la leche, hasta que hiervan.
  • Enfriar, refrigerar o congelar los alimentos, es otra práctica fundamental para evitar la contaminación por bacterias en alimentos perecederos, en adobo, preparados o sobrantes. Este proceso debe efectuarse antes de que pasen dos horas y en cantidades pequeñas y almacenarse en recipientes poco profundos para que se enfríen rápidamente. Que el refrigerador no debe ser llenado excesivamente para que el aire frío pueda circular adecuadamente y mantener en buen estado los alimentos. Y que el proceso de descongelación no se haga a temperatura ambiente sino bajo el chorro de agua fría (o de disponerse de uno, en el horno microondas), para que el proceso sea lo más rápido posible.
  • Utilice siempre un paño limpio o toallas de papel para secar los platos, o déjelos secar en un escurreplatos después de haberlos enjuagado con agua caliente.
  • Tenga bien cerrado el cubo de la basura. Vacíelo con frecuencia y enjuáguelo con agua caliente y un poco de desinfectante cada vez que lo vacíe

 

Animales de compañía

Si a vosotros les entra el deseo de tener una mascota pero dudan en que eso pueda ser perjudicial a vuestro hijo, pues no dudéis. Tener una mascota en casa puede ser algo muy educativo para los niños.¿Y queréis saber el porqué?

  • Estimula la afectividad del niño.
  • Genera actitudes de responsabilidad (tienen que sacarlos a pasear, darles de comer…).
  • Ayuda a que los niños sean más sociables.
  • Potencia la sensibilidad del niño. A las mascotas hay que darle cariño, nuestro tiempo (tenemos que sacarlo a pasear en el caso de los perros, hay que jugar con él y enseñarle buenos hábitos), dinero (alimentación, veterinario, accesorios…) y un espacio exclusivo para él en nuestra casa.

Tener un animal de compañía en casa puede ser algo muy educativo para los niños. Aunque pueden generar muchas molestias, las mascotas potencian el lado cuidadoso de los niños. Ellos pasan a ser mas cariñosos con los animales, plantas y personas favoreciendo su sensibilidad. Los niños quieren tener un animal en casa porque lo ven como un juguete más, pero que se mueve y hace cosas por sí mismo. Tenemos que enseñar a nuestros hijos a tratar a los animales con cuidado y respeto haciéndoles ver que un perro o un gato no son un juguete sino que necesitan cuidados como ellos. Por ejemplo, la higiene.

Reglas de higiene
: Muchos padres se preocupan por los posibles riesgos para la salud de su hijo pequeño por el hecho de tener una mascota. No obstante, si se practican unas pocas y sencillas reglas de higiene, no habrá de que preocuparse:

  • La tiña es un estado cutáneo muy contagioso que puede contagiarse de los animales de compañía y que se ve habitualmente en los niños. Si sospechara la existencia de tiña, consulte con su médico.
  • Evite siempre que el niño bese al animal, sobre todo cerca de la nariz y de la boca.
  • Anímelo a lavarse las manos después de haber jugado con la mascota, sobre todo antes de tocar o comer alimentos.
  • Tanto las pulgas como los gusanos se evitan fácilmente mediante el uso regular de tratamientos preventivos.
  • En el caso de que haya una infección, trátela con rapidez, y aleje al niño del animal hasta que el tratamiento haya funcionado.

Cuidados: Los cuidados que precisan nuestras mascotas son: en el caso de los perros, sacarlos a pasear dos o tres veces al día, bañarlos una vez al mes, vacunarlos, alimentarlos, cambiarles el agua, cepillarles el pelaje cada semana, aplicarles repelentes insecticidas una vez al mes y desparasitaciones intestinales cada tres o cuatro meses. Parece un trabajo excesivo pero teniendo en cuenta que una mascota puede ser algo muy gratificante tanto para los niños como para los adultos, estos cuidados merecen la pena.

 

La higiene en ropas y juguetes

Las ropas y los calzados de los niños deben ser objeto de especial atención.

Es indispensable cambiarse de ropa después de la ducha o baño. La ropa interior se deberá cambiar a diario.

Los niños deberán llevar ropas cómodas, no muy ajustadas, de fácil lavado y adecuadas a cada momento y situación del día. Para dormir tendrán que utilizar ropa amplia y diferente a la usarla durante el día. Se debe tener en cuenta la temperatura ambiente y llevar ropas, adaptadas a la misma.

Los zapatos, deben ser cómodos y adecuados al tamaño del pie. Para mantener la higiene y duración del calzado conviene limpiar, cepillar y airear los zapatos con regularidad. Son cuidados que colaboran para evitar también el mal olor en los pies.

Juegos y Juguetes: La actividad principal en la vida del niño es el juego, y el juego implica la mayoría de las veces que se ensucien. Este hecho debe ser aceptado por los adultos, que al mismo tiempo deben enseñar a los niños que una vez concluido el juego, si es necesario, hay que lavarse. De todos modos debemos enseñar a los niños a evitar:

  • Jugar en lugares donde se acumulen basuras y desperdicios
  • Tocar objetos punzantes o que representen peligro.
  • Jugar en zonas donde haya aguas estancadas.
  • Beber aguas sucias o no potables.
  • Chupar pegamentos.
  • Usar gafas de plástico que perjudiquen la vista.
  • Jugar en zonas de terreno con pozos, cuevas, cambios bruscos de altura o lugares próximos a carreteras...

Mantener los juguetes limpios también es indispensable, ya que los niños, principalmente los mas pequeños, suelen ponerlos en la boca. El cubo y las palas del parque deben ser utilizados solamente en la arena del parque. Y limpiarlos al llegar a casa.

 

Piojos

Es cada vez más frecuente, y principalmente en las épocas de más calor, la aparición de brotes de pediculosis en los niños de edad escolar. Se viene observando un aumento en este sentido, sobre todo en los colegios. Los piojos constituyen un problema sanitario que independe de la clase social.

¿Cómo se desarrolla el piojo en la cabeza de un niño?

El piojo llega a la cabeza y se agarra a un pelo, donde se alimenta chupando la sangre del cuero cabelludo. Las hembras ponen huevos (liendres), que se sujetan a un pelo como si de un "pegamento" se tratara. La liendre tiene forma ovalada de color blanco que se distingue de la caspa porque está muy agarrada y sujeta al pelo. De estos huevos sale el piojo que pronto se hará adulto y comenzará a picar y a poner más huevos.

¿Cómo se debe evitar ese problema?

Los piojos pasan de una cabeza a otra de una manera muy fácil. Por eso, es necesario tomar algunas medidas adecuadas de higiene:

  • Lavar con frecuencia el pelo
  • Peinar y cepillar diariamente el pelo
  • Revisar frecuentemente la cabeza de los niños, principalmente detrás de las orejas y en la nuca
  • Limpiar peines y cepillos con frecuencia
  • No intercambiar útiles como peines, gorros, gomas, horquillas, etc.

¿Qué se debe hacer en el caso de que el niño tenga piojos?

Si se observa la presencia de piojos en la cabeza de los niños, deberá hacer lo siguiente:

  • Mojar todo el cabello y cuero cabelludo con una loción antiparasitaria, preferiblemente a base de piretrinas, que encontrarás en las farmacias. No lavar el cabello antes de aplicar esa loción. Tampoco se debe tapar la cabeza con toallas, porque absorben el producto. Solo se puede cubrir la cabeza con un gorro de plástico. Se tratarán con champú o loción pediculicida solamente aquellas personas que estén infestadas. La utilización indiscriminada de esos productos en los niños no es recomendable.
  • Pasadas de 2 a 4 horas lavar el cabello con champú normal o pediculicida.
  • Aclarar con agua y vinagre (una parte de vinagre y dos de agua), para favorecer la eliminación de las liendres
  • No secar con secador
  • Una vez aclarado el pelo, quitar las liendres con la mano o con un peine de púas muy juntas.
  • Los peines, y todo tipo de adornos de pelo se deben sumergir una hora en loción pediculicida. Las ropas, bien como las toallas, etc., se deben lavar con agua caliente.
  • Todas las personas que convivan con el niño parasitado, deberán ser revisadas y, si es el caso, tratadas de la misma forma.



Login to post comments