Educacion Infantil

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Orient.Pedagógica El niño de 5 años
Miércoles, 17 de Agosto de 2011 16:43

El niño de 5 años

por  Experto
Vota este articulo
(1 Voto)

El niño de 5 a 6 años

  - Desarrollo del lenguaje. Ya emplea unas 2000 palabras. Suele ser bastante hablador y no tiene problemas para dirigirse a cualquier persona. Las fantasías de edades anteriores pueden llegar a convertirse en mentiras para evitar alguna reprimenda, pero sabe que lo que dice es falso. Pronuncia con corrección. En caso de detectarse o persistir alguna anomalía se debe consultar al especialista. 

  - Desarrollo motor. Mantiene sin dificultad posturas equilibradas y simétricas. Su capacidad de coordinación y su grado de perfeccionamiento le permite aprender a nadar, a esquiar o a montar en bicicleta. Le gusta seguir el ritmo de la música y bailar como medio de expresión.

  - Desarrollo socioafectivo. Pasada la etapa de autoafirmación y rebeldía, se vuelve más conformista. Aprende las normas de convivencia social y las acepta: es un niño "bueno". Le gusta cooperar. Tiene sus preferencias a la hora de elegir a sus amigos. Protector de los más pequeños, intenta hacerles entender las normas de los mayores, siendo a la vez exigente y cariñoso con ellos.

Imita a sus padres adoptando sus cualidades positivas como modelo. Pide con su actitud o de modo expreso la aprobación de sus padres y profesores: procura complacerles en sus expectativas hacia él.

  - Desarrollo intelectual. Mediante la memoria, ya está capacitado para organizar y ordenar los hechos en el tiempo; comprende claramente conceptos temporales: hoy, ayer, mañana, ahora, tarde, noche. Se orienta sin dificultad en el espacio y en el tiempo.
Para saber más...

La autoestima: cómo favorecerla.

El término autoestima hace referencia a cómo valora la persona el concepto que tiene de sí misma. Es importante que el niño desarrolle una adecuada autoestima desde edades tempranas.

Hay diversos factores que determinan el tener una alta o baja autoestima, pero el factor clave en la infancia lo constituyen los padres y sus actitudes con respecto al niño.

Actitudes y prácticas de los padres para fomentar la autoestima:

Ser cariñosos: aceptar por completo al niño y demostrarle con frecuencia su afecto. Interesarse por sus problemas, aunque para el adulto sean insignificantes. Tratarle con respeto.

Ser firmes: establecer reglas, siempre razonadas, que deben mantenerse, aunque aplicando cierta flexibilidad. Plantear exigencias al niño, siempre a la altura de sus posibilidades, pero que le requieran cierto esfuerzo. El niño sabe con claridad en todo momento qué es lo que puede y no puede hacer; enseñarle a ver la diferencia entre deseo y realidad.

Ejercer cierta disciplina, flexible y razonada, equilibrada entre el afecto y la exigencia. Los padres no deben mostrarse indiferentes ante las demandas de los niños.

Ser dialogantes: dar oportunidad a los niños para que manifiesten sus creencias y opiniones

Ultima modificacion el Viernes, 19 de Agosto de 2011 05:26
Login to post comments